jueves, 5 de abril de 2018

Bocazas soy, madre.


He retomado mis clases de body pump. Con energía. O sea, que estoy hecha polvo. Y hoy comenzaron tres nuevas. Y al acabar la clase las vi tan cansaícas y con temor de agujetas, que voy y digo en voz alta "¿Quién se anima a hacer el reto de las sentadillas?". Sí. El reto que hice dos veces y que al acabar cada una de ellas me juré a mí misma no volver a hacerlo. El mismito.

Pues nada, que empiezo el lunes. Las nuevas se asustaron al escuchar lo de 250 el último día, pero lo que las convenció de no hacerlas fue el empezar con 50.

Mañana sólo cardio y sala... ummm, descansito. Aunque están picándome con spinning y me da que tarde o temprano caeré.

Tengo pensamientos perversos también sobre hacer abdominales en casa, pero son fáciles de eliminar... de momento.

Y para que no pienses lo que no es, tengo un cuerpo escombro que da asco, a pesar de todo eso :)

Peeeeeero me siento genial, lo de las endorfinas tardó pero llegó.

sábado, 31 de marzo de 2018

Crónica del viernes


Voy ya por la quinta temporada de Juego de tronos, lo cual quiere decir que no me dará tiempo a ver hasta el final, a no ser que me dedique única y exclusivamente a ella y no vea otra cosa. En fin, ya veré lo que hago.

Hoy no he escrito nada, ni siquiera he cumplido con mi intención de curiosear algunos programas de ayuda para escritores. No es que me haya cansado o que no sepa qué escribir, es, directamente, que estoy muy muy muy pesimista. Si mis relatos cortos son una patata, imagínate algo cien veces mayor (aunque sólo he escrito una veintena de páginas o algo así).

Aparte de vegetar, hoy he visto dos películas:

Wonder (2017)


 La típica película que me resulta cabreante. Un niño con la cara desfigurada que empieza a ir al colegio, en quinto grado y su relación con compañeros, profesores y demás. Un canto al "hay que aceptar a la gente tal cual es"// "la belleza está en el interior"// "no se debe juzgar por las apariencias"// "todos tenemos derecho a una oportunidad", etc, etc, etc. Es como en algunos programa de televisión, que hacen campañas sobre la anorexia, botulismo, obesidad, acné, etc y se proclaman adalides de la gente  y al cabo de media hora están poniendo a caer de un burro a alguien justo por su apariencia.


Pues en esta película es lo mismo, jovencito valiente que afronta su desdicha sin flaquear y que acaba saliendo triunfante.


Falsa evidencia (2017) 


Si sufres de insomnio, esta es  tu película. Lenta, aburrida, absurda. Una muchacha que desaparece, un profesor de filosofía ligero de cascos, un policía que parece salido de un anuncio de perfume masculino, una mujer histérica y los típicos niños americanos que se traumatizan por todo lo habido y por haber. Un horror.

jueves, 29 de marzo de 2018

La de hoy


Te cuento: las galletas de canela, un asco, me han salido riquísimas, ains y son tan fáciles de hacer... Y como soy muy mala, aquí te dejo el enlace a la receta, para que también caigas en la tentación, ea

http://www.cuuking.com/2018/03/galletas-de-canela-y-azucar.html

Y lo que he visto: aparte de varios episodios de Juego de tronos (estoy en el de la Boda roja), dos películas y cuarto.

Cronológicamente, tengo que empezar por el cuarto de película. It, la última versión. Teniendo en cuenta que es una de mis dos novelas favoritas de Stephen King, veía muy complicado que hicieran una versión que me gustara. Por eso tardé tanto en verla. O en casi verla.



Lo único decente es Pennywise, el payaso. Clavadito, genial. El resto, un asco. Cambian cosas, cambian el carácter de los personajes... imposible para mí el poder ver más allá de los primeros minutos. Tampoco entiendo que no hagan la película "como debe ser", alternando el presente con el pasado, tal como está en la novela, enlazando los dos tiempos. Tal vez si no hubiera leído el libro, la película me pareciera pasable o incluso bonita. Pero no es así. Me ha parecido un asquito de adaptación. Y no hay más que decir por mi parte.

La siguiente fue Suburbicon, película de 2017 ambientada en los años cincuenta. Mujeres con faldas de mucho vuelo que cocinan tartas de manzana llevando collares de perlas (esa sería una buena definición de ambiente). Hay un asesinato y una familia de color que se muda a la urbanización y ambas cosas hacen que se desate una ola de violencia. Todo esto con un punto de exageración que intenta ser cómica, pero no lo consigue. Al menos quiero creer que lo hacen aposta, porque si no, es un desastre mayor del que me pareció.


Y por último, Un gran día para ellas, del 2008. La escogí por el reparto, para ser sincera. Entretenida, alocada y con una música encantadora. Eso sí, hay que tener el día apropiado para verla. Si la hubiera visto ayer, no me habría gustado nada. Al verla hoy, me he pasado un rato simpático, sin más.


También he visto programas de televisión. Ya sabes que me encantan los de cocina, así que sintonicé en el PC la TV3 y anoche vi Joc de cartes, un concurso en el que cada semana se busca de entre cuatro, el mejor restaurante dedicado a un plato en concreto. Ayer el programa nuevo estaba dedicado a los calçots y el repetido, al arroz. El primero estuvo bien, porque los concursantes puntuaron según su conciencia y con fundamento. En el repetido, había un concursante que puntuaba a la baja para así tener más oportunidades de llevarse él el premio. Pues se fastidió porque quedó tercero.


Y por ahora esto es todo, más o menos. Bueno, una última cosa, sin ánimo de ofender a nadie. Ya sabes que yo no creo en ningún dios ni nada de eso. Y tengo que aguantar que en la iglesia católica que hay cerca de casa emitan mediante megafonía los ritos de esta época del año. No me parece justo para los que no somos religiosos, pero supongo que tampoco a mis vecinos les parecerá justo tener que escuchar la música que pongo cuando alguna vez se me va un poco la pinza con el volumen.

Y digo yo. Los católicos creen en la vida eterna, en un dios que cuida y protege, creen que todo pasa porque es un plan de ese dios y aunque lo que suceda sea algo horrible, tiene una razón de ser que escapa al entendimiento humano. Y sin embargo, en lugar de alegrarse cuando se muere alguien, porque teóricamente deberían alegrarse pues esa persona va a la vida eterna y bla bla bla, en lugar de eso, lloran desconsolados. Y además insultan a su dios. Porque dicen que es todopoderoso, omnipresente e infalible. Una se muere, y dios decide si pulgar arriba o pulgar abajo. Y aún así, los supervivientes o sobrevivientes, ponen misas y actos religiosos por el alma de la persona fallecida. Oye, que estás intentando chantajear a dios o eso o sugieres que dios ha metido la pata y puedes cambiar su decisión.

Que tampoco entiendo yo mucho lo del juicio final, si ya juzga cuando uno se muere, ¿para qué otro juicio cuando todos estén muertos? Eso es que ni dios se fía de sí mism@ o de sus decisiones.

Ya te digo que esto son divagaciones que me pasan por la cabeza algunas veces. Lo de las religiones a mí siempre me ha parecido algo confuso, será por la falta de fé.

martes, 27 de marzo de 2018

Y al tercer día....


Hola

Es mi tercer día de vacaciones de madre en Semana Santa. Normalmente se me pasan volando, de hecho estaba convencida de que hoy era miércoles, así que he amanecido con un día libre más de los que pensaba.

A ver, he hecho cosas que quiero compartir contigo. He visto la miniserie de tres episodios de El estrangulador de Rillington place, protagonizada y a mi juicio muy bien interpretada por Tim Roth.
La serie en sí no me gustó demasiado, me pareció muy parada y muy repetitiva, para ser una serie basada en la vida de un asesino en serie, contaban bastante poco de él y los saltos temporales apenas eran perceptibles, porque siempre parecían interpretar la misma escena, la verdad.


Se me hizo bastante larga a pesar de ser sólo tres episodios, precisamente por eso, la reiteración. Para ser un asesino tan conocido y prolífico la verdad es que tenía una vida bastante anodina. No te la recomiendo, la verdad, creo que hay cosas más entretenidas para ver.


Perfectos desconocidos, película española del año pasado. Me gustó casi todo. Me sobraba la importancia y los planos de la gigantesca luna roja y me decepcionó el final, pero por lo demás es entretenida, una especie de análisis sobre la importancia de los móviles en nuestras vidas y los diferentes tipos de relaciones sociales y emocionales que parecen haber surgido con las nuevas tecnologías. Y lo poco que conocemos a los que nos rodean. Supongo que estamos tan centrados en lo virtual que a veces perdemos de vista lo real, o perdemos la capacidad de percibir a la gente cercana a nosotros. Todo esto es filosofía mía de andar por casa, la película es una pseudocomedia sin más.




Todos tenemos algo que ocultar y todo eso, ya sabes :)

Y sí, lo confieso, me he puesto a ver otra vez (y ya van bastantes) Juego de tronos, desde el principio. Sí, tengo una lista casi interminable de cosas pendientes para ver, pero es más fuerte que yo, cada vez que tengo días de vacaciones, toca volver a verla, y sí, roza el vicio ya. Lo sé.

En el aspecto culinario, te cuento: ayer hice por primera vez una quiche. De jamón dulce, no de bacon (no me gusta el tocino ni tocineta ni cosas similares), haciendo un mix entre las cantidades que me aconsejó un amigo que las hace perfectas y este vídeo que me recomendó:

https://www.allmychefs.com/recipes/quiche-lorraine_8938_2

Yo eché más huevos y utilicé trescientos gramos de harina y ciento cincuenta de mantequilla para la base.

Lamentablemente me salió riquísima. Así que auguro un futuro con quiches en mi vida.  Tengo que limar algunos detalles para llegar a lo que considero perfecto para mi gusto, pero ñam!

Y mientras te estoy contando esto, en mi frigorífico se enfría una bola de masa envuelta en papel transparente, que transformaré, con suerte, en galletas de canela y azúcar. Como dato curioso, te diré que no me gusta la canela. Pero aún así, las hice, tenían una pinta muy apetitosa. Supongo que acabaré repartiéndolas entre los vecinos. Ya te contaré... o no.

Mañana o pasado mañana voy a hacer mi primer "fumet de marisco", que en lenguaje de andar por casa es hacer un mejunje con la cabeza y cáscaras de unos langostinos que tengo en el congelador, añadir agua y colar para tener un caldo de marisco con el que hacer un arroz en el que integraré la carne de los langostinos del principio. Y sí, has acertado, entre capítulo y capítulo de Juego de tronos también he recuperado algunos programas de Masterchef y Top Chef. Soy un peligro en vacaciones, lo confieso.

He intentado escribir algo más largo que un relato. De hecho me pasé toda una tarde escribiendo y descubrí que no lo hago bien. De hecho lo hago fatal. Empiezo contando una cosa, salto a otra, vuelvo a otra más... no es una historia, es un rompecabezas.

Y ahora te dejo, que voy a galletear :)




sábado, 24 de marzo de 2018

Nuevas tecnologías


Pues eso, que hay que actualizarse, incluso en algo tan arraigado como la queimada...


Humor gallego






Buenas, soy yo, la que vino en diciembre a ponerte una vela para que mandaras lluvia. Bueno... pues venía a apagar la vela.

domingo, 18 de marzo de 2018

Charlie y la fábrica de chocolate, 2005


Hace muchos muchos años, el siglo pasado, de jovencilla había visto Willy Wonka y la fábrica de chocolate, con Gene Wilder en el papel del dueño de la fábrica. Y hoy me decidí a ver la versión de Tim Burton.





Me gustó, por todo el mundo de fantasía y originalidad que crearon dentro de la fábrica. Me gustó mucho el contraste entre el exterior de la fábrica, blanco, frío, aséptico, que parecía más bien un castillo helado de cuento de hadas, con el interior lleno de vida, colores e ideas extravagantes.

No me parece una película demasiado adecuada para niños pequeños, creo que pueden acabar con terror a las ardillas... y a muchas otras cosas.

Muy diferente a la original. Sobre el mismo hilo argumental, montaron dos historias diferentes. Y cada una de ellas tiene su encanto.

Es muy onírica y está un poco llena de clichés, la casita donde vive Charlie con su familia, los abuelos compartiendo cama, la sopa aguada... es como meterte en el mundo de los cuentos, donde la bondad, el trabajo y la perseverancia acaban triunfando mientras los que parecen tener la suerte de cara y son desagradables, acaban recibiendo su merecido, o al menos, lo que parece ser su merecido.

Me encantaron los oompa loompas, pero sólo hasta ver las ardillas, que aunque parecen un poco psicópatas, son muy lindas.