sábado, 25 de marzo de 2017

El tulipán


Hace ya unas semanas, hablando con mi hermana, me comentó que le pidió a mi cuñado que cuando ella muriera, de vez en cuando comprara tulipanes como forma de recordarla, porque son su flor favorita. No que las llevaran a su tumba ni nada de eso, simplemente de cuando en cuando, poner tulipanes en casa.

Como era la época en que estaba decidiéndome a hacerme tatuajes, pensé en tatuarme un tulipán, por ella. Sé de primera mano lo importante que es para la gente que se les recuerde, y también sé que para recordar a alguien no es necesario tatuarse ni apuntar o anotar nada, pero estaba segura de que a ella le gustaría que lo hiciera, porque tendría la absoluta seguridad de que no voy a olvidarla.

Es el único tatuaje que tiene color. Iba a ser solamente el dibujo de la flor, pero el tatuador me sugirió hacerle un fondo de colores, me enseñó algunas muestras de otros tatuajes y la verdad es que me pareció bonito. Aún no está del todo, está "pelando" todavía, así que quedará aún mejor de lo que se ve en las imágenes.

La primera es del mismo día en que me lo hicieron, con el papel film cubriéndolo y las motitas de sangre aún visibles. El segundo fue unos días más tarde, pocos. Y el tercero es de hoy.







La flor mide 4x1.5 cm.

Yo no soy muy de flores ni corazoncitos ni hadas o duendes, así que supongo que a quienes me conozcan más o menos bien, les sorprenderá el que me lo haya hecho, por eso añadí la explicación antes.

martes, 21 de marzo de 2017

Primavera


Juegas todos los días con la luz del universo.
Sutil visitadora, llegas en la flor y en el agua.
Eres más que esta blanca cabecita que aprieto
como un racimo entre mis manos cada día.

A nadie te pareces desde que yo te amo.
Déjame tenderte entre guirnaldas amarillas.
Quién escribe tu nombre con letras de humo entre las estrellas del sur?
Ah déjame recordarte cómo eras entonces, cuando aún no existías.

De pronto el viento aúlla y golpea mi ventana cerrada.
El cielo es una red cuajada de peces sombríos.
Aquí vienen a dar todos los vientos, todos.
Se desviste la lluvia.

Pasan huyendo los pájaros.
El viento. El viento.
Yo sólo puedo luchar contra la fuerza de los hombres.
El temporal arremolina hojas oscuras
y suelta todas las barcas que anoche amarraron al cielo.

Tú estás aquí. Ah tú no huyes.
Tú me responderás hasta el último grito.
Ovíllate a mi lado como si tuvieras miedo.
Sin embargo alguna vez corrió una sombra extraña por tus ojos.

Ahora, ahora también, pequeña, me traes madreselvas,
y tienes hasta los senos perfumados.
Mientras el viento triste galopa matando mariposas
yo te amo, y mi alegría muerde tu boca de ciruela.

Cuanto te habrá dolido acostumbrarte a mí,
a mi alma sola y salvaje, a mi nombre que todos ahuyentan.
Hemos visto arder tantas veces el lucero besándonos los ojos
y sobre nuestras cabezas destorcerse los crepúsculos en abanicos girantes.

Mis palabras llovieron sobre ti acariciándote.
Amé desde hace tiempo tu cuerpo de nácar soleado.
Hasta te creo dueña del universo.
Te traeré de las montañas flores alegres, copihues,
avellanas oscuras, y cestas silvestres de besos.

Quiero hacer contigo
lo que la primavera hace con los cerezos.

Pablo Neruda, Poema 14

Porque ya es primavera, porque me encantan las cerezas... y los cerezos.



domingo, 19 de marzo de 2017

Es de noche y pienso...


Que sí, que yo también tengo mi vena romántica y edulcorada...

https://www.youtube.com/watch?v=lX5lhkihlrI


Poema para hoy


Mi dolor es pequeño,
pero aún así bendigo este dolor,
que es como no soñar después de un sueño
o es como abrir un libro y encontrar una flor.

Déjame que bendiga
mi pequeño dolor,
que no sabe crecer como la espiga,
porque la espiga crece sin amor.

Y déjame cuidar como una rosa
este dolor que nace porque sí;
este dolor pequeño, que es la única cosa
que me queda de ti.

José Angel Buesa, El pequeño dolor

Madrugada, música.


https://www.youtube.com/watch?v=Dys1_TuUmI4

viernes, 17 de marzo de 2017

Holocausto, serie





Serie de cuatro episodios, de alrededor de dos horas cada uno. De 1978, cosa que se nota en algunas partes.

Tal como da a entender el título, trata sobre el holocausto judío durante la Segunda Guerra Mundial, mostrado a través de los Weiss, judíos y de los Dorf, católicos alemanes. Así, se conocen las dos caras de la moneda, por decirlo de alguna forma.

Puede que si la ves ahora te parezca incluso un poco ligera, a excepción, claro, de cuando muestran fotos e imágenes reales de prisioneros y campos de concentración, que eso no deja impasible a nadie.

Obviamente no es una historia alegre ni bonita ni tiene un final feliz. Aún así, es recomendable. No será la serie de tu vida, ni la mejor que se ha hecho sobre ese tema y aún así te la recomiendo.

Y si no te apetece verla, siempre tienes la opción de leer la novela.